Intercambio de casas y apartamentos Dinamarca

Dicen que Dinamarca es uno de los países más felices del mundo. Y para comprobarlo nada mejor que ir de viaje a Dinamarca; si es con un intercambio de casa, mucho mejor! Así, te alojarás de forma gratuita, vivirás el destino como un habitante local y tendrás las recomendaciones de tus partners de intercambio.

Si eliges ir a Dinamarca de vacaciones tendrás todo el país a tu alcance. Es fácil moverse de punta a punta del país en coche y visitar las distintas zonas de Dinamarca: el mar del Norte con sus playas extensas (¡y algo ventosas!), las granjas y lagos Jutlandia (centro de Dinamarca), el parque de atracciones de Legoland en Billund, la ciudad de Aarhus y, por supuesto, la preciosa ciudad de Copenhague.

En Copenhague se concentran la mayoría de alojamientos disponibles para un intercambio de casas en vacaciones. Es probable que tus partners te presten bicicletas para que durante tu viaje puedas moverte por la ciudad como lo hacen los daneses. Sube a tu bici o visita Copenhague a pie: la famosa Sirenita, el parque de atracciones Tivoli, la ciudad anárquica de Christiania o un paseo por el puerto al atardecer.

Un viaje a Dinamarca es muy recomendable para aquellos viajeros a los que os guste la naturaleza, las excursiones y las actividades al aire libre. Son muchas las personas que hacen intercambios de casa en Dinamarca, un país abierto, tolerante y respetuoso. También es un país muy familiar: encontraréis muchos espacios de juego naturales y ecológicos por toda Dinamarca y servicios especiales para familias con niños.