Intercambio de casas y apartamentos Alemania

Si estás pensando en viajar a Alemania, el intercambio de casas es una excelente opción para descubrir el país como un habitante local. Además, como te alojas en casa de otro miembro de la comunidad, no pagas por el alojamiento y puedes pasar unas vacaciones más cómodas, tranquilas y económicas.

Si te apasiona la historia y el arte urbano, te encantará Berlín. Es la ciudad de Alemania donde hay más intercambios de casa y además es muy abierta y llena de cultura y ocio; ¡siempre hay algo para hacer! Es posible que tus partners de intercambio te presten unas bicicletas para recorrer la Berlin sobre ruedas. En ese caso, haz como los berlineses y aprovecha los días de sol para tumbarte en el Tiergarten, el parque más grande de la ciudad, que divide Berlín Este y Berlín Oeste.

Sí, Berlín es estupenda y quizás una de las mejores ciudades de Europa para viajar con niños, pero Alemania es mucho más que Berlín! Es un país inmenso en el que hay mucho por visitar: en Weimar nació el movimiento de la Bauhaus; en la zona norte, llamada “la Hansa”, hay ciudades preciosas como Lübeck, Hamburg o Bremen, donde se ubica el cuento de los Trotamúsicos; en la Selva Negra encontraréis miles de caminos para hacer ruta a pie, en bicicleta o en coche, recorriendo los pueblos y castillos de la región - esa región inspiró varios de los cuentos de los hermanos Grimm; Colonia tiene uno de los mejores carnavales del mundo; Heidelberg y las ciudades del Rin son preciosas; Múnich es una ciudad muy agradable para visitar en familia y está muy cerca del castillo de Neuschwanstein; en los alrededores de Nuremberg hay la famosa “ruta romántica”; Dresden es como vivir en una clase historia sobre la Alemania comunista.

Siempre es buen momento para viajar a Alemania. En verano, disfrutaréis de los enormes parques, las actividades al aire libre y el baño en los lagos y ríos. En diciembre, podréis disfrutar de los maravillosos mercados de Navidad, que tienen lugar en la mayoría de ciudades de Alemania - quizás los más importante serían el de Munich, el de Frankfurt y el de Baden-Baden. Las temperaturas en diciembre y en enero en general son gélidas, pero no te preocupes, haz como los locales y pasa el frío con una buena taza de Glühwein, unas almendras asadas y una tarta de jengibre.