En 2019, más del 95% de los miembros de HomeExchange están concienciados con los problemas medioambientales y actúan en consecuencia tanto en sus casas como fuera de ellas*. En la era de la velocidad y de las nuevas tecnologías, algunas personas sienten la necesidad de dedicar más tiempo a saborear la vida un poco mejor. HomeExchange invita a sus miembros a ir un poco más despacio y les propone, de alguna manera, volver al origen y disfrutar de las cosas sencillas a través del slow travel.

El slow travel se practica de forma natural en HomeExchange, ya que los intercambios de casas nos dan la oportunidad de disfrutar de integrarnos mejor en los diferentes lugares que visitamos, como locales.

Bajar el ritmo

La gran mayoría de turistas siguen las rutas estipuladas. Sin embargo, en nuestro planeta siempre es posible encontrar un rincón paradisíaco donde perderse durante las vacaciones. La mayor parte de nuestros miembros elige unas vacaciones en las que poder desconectar de sus ritmos de vida acelerados y acercarse a la tranquilidad para poder relajarse de verdad.

GettyImages-1055735028

“Vamos a pasar una semana con un intercambio por GuestPoints en la Isla de Sein, en la costa atlántica de Francia. Es una isla de 58 hectáreas sin coches ni bicis y vamos a la casa de una persona que vive allí todo el año y con quien tenemos bastante contacto. Nuestra idea es relajarnos, bajar un poco el ritmo y cambiar nuestra forma de vida durante unos días.” - Sylvie
“Hicimos el intercambio en Maribor, Eslovenia. Dedicamos mucho tiempo a hacer deportes al aire libre (canoa, bicicleta, ir a una estación de esquí en verano...) ¡y también una degustación de vinos! - Roser

Viajar a destinos diferentes

Algunos miembros eligen una región o una ciudad que les atrae, a otros los termina convenciendo una oferta de intercambio desde un destino inesperado y su viaje se convierte en una aventura. ¡HomeExchange está lleno de sorpresas!

“Nuestro primer intercambio fue hace unos años en una granja rehabilitada, en medio de una llanura al norte de la ciudad de Voiron, en Francia. Como buenos parisinos, lo único que queríamos era pasar el verano rodeados de verde. Además de las piedras tan bonitas y bien colocadas, alucinamos con el jardín sin vallar: era una pradera enorme en desnivel, con abetos en la parte alta, pocas construcciones alrededor, caminos sin coches, huerto y una charca. Sí, has entendido bien, una casa de la pradera, pero a lo grande. El sitio ideal para leer en una hamaca a la sombra de los arbustos “El Árabe del Futuro”, que encontré en la biblioteca de nuestros anfitriones.” - Isabelle

GettyImages-1056063176

Viajar para vivir nuevas experiencias

Cada vez más, los miembros de HomeExchange rechazan los típicos viajes que ofrecen los sitios turísticos y que han perdido completamente el encanto de las culturas locales. En vez de eso, prefieren viajar a sitios más auténticos, algo que el intercambio de casas pone a tu alcance.

“Nosotros huimos de los lugares más turísticos. En Francia, este año fuimos cerca de Lille y de Reims, y en octubre iremos a Mayenne. Cuando viajamos, huimos de las grandes ciudades abarrotadas de gente. Nos gusta descubrir los lugares donde viven nuestros anfitriones y, por supuesto, también estamos encantados de compartir nuestro pequeño rinconcito en el interior de la Bretaña.” - Sophie

Estos destinos, cada vez más habituales, son parte de la filosofía de HomeExchange, como también lo son la voluntad de disfrutar cada vez más de los viajes y de quedarse en un mismo lugar más tiempo para poder explorarlo al máximo y conocer a sus habitantes y costumbres.

Viaja hacia una nueva aventura